Inicio > Opinión > Carta abierta a Panos Panay: Hay salvación para Windows Phone?

Carta abierta a Panos Panay: Hay salvación para Windows Phone?

Con una caída en ventas de un (atención) 73% año a año, la situación sólo puede etiquetarse como de catastrófica.

(Actualización 3 de Mayo – Intel ha cancelado – por lo que parece – la gama Atom de procesadores. Ver más al final del artículo).

Acaban de publicarse los resultados financieros de Microsoft para el último trimestre del año, y mientras todas las secciones muestran una salud envidiable – para los tiempos que corren – hay un apartado con una tremenda mancha en rojo: la división de móviles. En cambio, la salud de Office parece inquebrantable (con más de 22 millones de usuarios), Azure está (valga la redundancia) por las nubes y hasta los resultados en publicidad se incrementaron en un 18% considerando la competencia en el segmento.

En cambio, en los últimos tres meses sólo se han vendido poco más de 2 millones de unidades (2,3 para se más exactos) de móviles Lumia. Dos millones. En comparación, Samsung vendió 81 millones de teléfonos en el primer cuarto del 2016.

Recuerdo hace cuatro años cuando vi la primera presentación de la gama Surface: en la mayoría de los casos denostado por la prensa y usado para hacer burlas a Microsoft, nadie entendió el concepto. El problema original de la gama Surface es que era, sistemáticamente, comparado con o bien las tabletas de por entonces (léase: el iPad) o con portátiles – y no era ni una cosa ni la otra.

Presentación de Surface

Recuerdo a Panos Panay en aquella presentación junto a Steven Sinofski y debo decir que no me caíste en gracia, quizá porque no entendía que estabas hablando de un proyecto que sentías como personal y no como yo, que lo veía como un “producto más” de la casa. Y es que esa ha sido la sensación que, desde entonces, he tenido con cada presentación de Panos durante todos estos años, una maravillosa sensación de que no hablas de un “producto” (por mucho que insistas en llamarlo así en cada presentación) sino en un hito personal. Me gusta eso.

Hoy, cuatro años más tarde, la gama Surface (y Surface Pro y Surface Book) no solo se han convertido en un departamento que da beneficios a Microsoft sino que ha creado una nueva gama de producto, un nuevo segmento en el mercado que hasta ahora no existía: los “convertibles” o “2 en 1”. De ser ignorado, denostado, usado para hacer burlas, ha pasado a ser copiado por los mayores fabricantes. El “summum” ha sido el iPad Pro.

Yo nunca creí que Surface estuviese orientado a convertirse en un segmento de negocio pensado para dar un beneficio económico directo a Microsoft, sino más bien como un revulsivo para el resto de la industria – los OEMs – que llevaban años, décadas, haciendo sistemáticamente lo mismo: portátiles aburridos, negros, todos iguales, de plástico, con mínimas diferencias entre unos y otros, porque se consideraban como “consumibles”, simples herramientas como si de un martillo se tratase: lo compras, lo usas, lo guardas en la caja, y cuando se rompe o se oxida te compras otro y ya está. En cambio la competencia (Apple) construye máquinas que, no solo hacen impecablemente su trabajo – sea el que sea, desde consumir medios en el iPad a crearlos en los Macbooks o Macbook Pro – sino que además hacen a sus propietarios disfrutar de una calidad de manufactura inmejorable y poseedores de un accesorio de diseño, digno de lucir, como si de un bolso de Prada o un reloj Omega se tratase. Un ordenador portátil jamás fue visto como algo digno de lucirse. Era el momento de cambiar eso y pensé que la gama Surface era ese recordatorio para Toshiba, Samsung, Acer: “dejad de hacer lo mismo, la gente espera más”. Apple lo entendió el primer día. Gracias Steve. Ahora te doy las gracias a ti, Panos.

Pero volvamos a nuestro asunto: mientras Surface se convierte en un segmento por sí mismo, la división de telefonía de Microsoft hace agua hasta el cuello. La gama Lumia se compone, precisamente, de los mismos elementos que han sido los portátiles hasta ahora: aparatos aburridos, negros, sin personalidad, cajas negras de plástico sin el menor rasgo distintivo. Son, de todo, menos dignos de admiración. Y para colmo, por dentro, donde podría estar el rasgo diferenciador, tampoco hay nada digno de mención.

Para colmo de males, Microsoft parece no creer tampoco en que puedan diseñar un teléfono digno de convertirse en algo especial. Posiblemente las nuevas directrices de la compañía (apertura a todas las plataformas) han conseguido que utilizar Windows Phone no sea mejor en ningún aspecto: Office se encuentra disponible tanto para iOS como para Android, Cortana es multiplataforma, el concepto “Metro” ha sido totalmente abandonado en favor del ubicuo “menú hamburguesa” y otro largo etcétera de características ya no son coto cerrado o distintivas de Windows en su variante móvil. Volcados en “un sólo Windows”, parece que Windows Phone es el hijo bastardo, el que no se acopla en ninguna categoría, el que no tiene cabida en la familia. Una única característica los mantiene con vida, Continuum, o la posibilidad de utilizar un teléfono como si de un ordenador personal se tratase. Aunque teniendo en cuenta que sólo la gama más alta (el nuevo 650 no soporta Continuum) puede aprovecharlo, es como si no existiese – para la mayoría.

El verano pasado te pusieron al frente de la división de teléfonos de Microsoft. Entiendo que no has tenido tiempo de mucho, particularmente en plena fase final del desarrollo del Surface Book (y del Surface Pro 4). Y se notó en la presentación que diste de la gama 950 y 950XL de los hoy casi difuntos Lumia: no sentí esa pasión personal en el producto, aunque creo que hiciste un buen trabajo dándolos a conocer a la prensa. No son hijos tuyos, ya estaban hechos y te tocó la parte final del proceso: presentarlos.

Hoy por hoy no hay planes públicos para una nueva gama de dispositivos. Hoy por hoy sigo usando mi anciano Lumia 920 cada día con la última versión de Windows 10 que recibirá – porque también habéis abandonado el desarrollo del sistema operativo para los que, en su día, fueron los “buques insignia” de la gama. Sigo usando Windows Phone porque es realmente la plataforma que se adapta a mí, y no al revés. No soy usuario de “miles de apps”, porque siempre me ha gustado la capacidad de integración de la información de Windows, los “live tiles”. Programo en todas las plataformas, las conozco por dentro y por fuera, veo cómo avanzan con nuevas posibilidades excepto, precisamente, la que más me gusta. Mientras, el resto de la industria está haciendo suyos conceptos originales de Surface y Windows 8 (los “2 en 1”, aplicaciones lado a lado en iOS o, rizando el rizo, el concepto de “ventanas” en Android N).

Lo más probable es que haya directrices para “matar” la gama Lumia. Algún que otro OEM puede fabricar móviles con Windows 10 (HP tiene un teléfono – el Elite X3 – con todas las papeletas para convertirse en todo un referente), pero los fans de la plataforma queremos algo más, algo distintivo, algo digno de lucirse. Queremos un sistema operativo digno de usarse, digno de ser soportado y no de un hijo bastardo que hay que tener porque algo hay que tener.

Las filtraciones indican que no veremos nada hasta el año que viene – cuando puede (sólo puede) que ya sea tarde. Seguro que tienes una agenda preparada, más que probablemente estés jugando con prototipos locos de lo que podría ser un “Surface Phone”. Quizá escojas un procesador Intel en lugar de ARM y quizá, sólo quizá, oigamos algo como “el teléfono que puede reemplazar tu portátil”. El Surface Phone. Mientras tanto, le daré cariño a mi 920 y lo seguiré usando hasta que probablemente diga “basta”. Entonces tendré que decidir que, quizá, Windows Phone ya no existe y simplemente tenga que usar otra herramienta.

Actualización: Las noticias de este fin de semana parecen anunciar el final de la gama Atom de Intel, por lo menos en el segmento más móvil – las gamas Atom de procesadores. Es probable que Intel permanezca, pero por el momento centrándose en gamas medias-bajas de convertibles 2-en-1 con Pentium y Celeron. Fuente: PC-World

Anuncios
Categorías:Opinión Etiquetas: , , ,
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: