Inicio > Opinión > Descanse en paz Windows CE

Descanse en paz Windows CE

Durante años Microsoft ha mantenido, además de sus sistemas operativos de escritorio, uno desarrollado para entornos embebidos, industriales y portables: Windows CE. Diseñado desde cero para consumir recursos mínimos, hace mucho que no tiene sentido excepto para las plataformas más reducidas.

Y que conste que me encanta Windows CE: su modularidad, lo extremadamente compacto que es, que se programa “casi, casi” igual que su hermano mayor de escritorio… Salvo que en un mundo como en el que vivimos, todos esperamos que las plataformas se estandaricen, ya no vale “usar ese sistema operativo exótico tan cool” y cosas por el estilo.

AISPonder de LocalizaTodo

Creo que conozco Windows CE al dedillo: desde la versión 5.0 hasta la 6.0 R3 que ya incorporaba soporte para Silverlight y todo eso, solo que nunca me hizo falta – basta con ver la imagen de nuestros dispositivos para entenderlo. Sí, me tuve que hacer un par de OALs desde cero, montones de drivers y algún que otro bootloader a medida de una plataforma. Y compensa, vaya que si compensa. Y creo que es precisamente para este tipo de aparatos donde CE todavía tiene futuro. Para la pléyade de tabletas, teléfonos y dispositivos similares que vienen, simplemente no sirve.

Continuando con lo que escribí en un post anterior, puede (solo puede) que dentro de una hora Microsoft anuncie la beta pública de Windows 8, y que será capaz de funcionar tanto en procesadores x86 como ARM. En ese momento, ninguna aplicación con interacción con el usuario tendrá la más mínima justificación en Windows CE.

Obviamente, lo que no tiene sentido en (por ejemplo) un teléfono móvil es emplear el interface de usuario de un Windows de escritorio. Para los que no conozcan los sistemas operativos “Embedded” de Microsoft (“XP Embedded”, “Windows Embedded Standard 7”), son “el mismo” sistema operativo de escritorio pero distribuido de forma totalmente modular: puedo diseñar un sistema operativo (hasta ahora solo sobre procesadores x86) con los componentes justos para soportar la aplicación final que se desea. Y, por supuesto, la “shell” de Windows es uno de esos componentes, al igual que lo es en Windows CE. Solo que las versiones “Embedded” tambien ejecutan (si la plataforma incorpora los elementos necesarios) las mismas aplicaciones que cualquier ordenador de escritorio.

Pensemos que una tableta o móvil moderno incorpora procesadores a 1 GHz (como mínimo) y la mayoría llevan 512 MB o 1 GB de RAM. Y recordemos que no hace mucho, nuestros PCs de escritorio, que ejecutaban con mayor o menor alegría, no tenían ni de lejos tanta potencia de cálculo (mi máquina de desarrollo durante mucho tiempo fue un Pentium III a 800MHz y 384 MB de RAM). La configuración “estándar” para un netbook moderno es un procesador Atom con 1 gigabyte de RAM y corren Windows 7. Salvo por el procesador (ARM en el caso de las tabletas), prácticamente cualquier dispositivo móvil moderno tiene potencia suficiente para ejecutar un sistema operativo equivalente a Windows XP.

Si, un kernel de escritorio requiere muchos más recursos que uno diseñado desde el principio para un entorno “embebido” o “industrial”. Solo que los dispositivos portátiles modernos no tienen nada que ver con uno de esos aparatos. El kernel en sí mismo es una pequeña fracción de un sistema operativo, siendo el principal componente el de interacción con el usuario. Hoy en día se podrían emplear kernels de “escritorio” sin demasiados problemas.

Vamos a ver en los próximos días (o quizá incluso horas) tres tipos de implementación del kernel de Windows: el que lleva la familiar “shell” con la que muchos trabajamos todos los días, con sus familiares ventanas de archivos, menú de inicio y escritorio. Vamos a ver otra shell más “compacta” y con el tan traído estilo visual “Metro”, orientada a entornos táctiles y finalmente llegará (no sé cuando, pero llegará) una shell específicamente diseñada para móviles. Pero el núcleo del sistema operativo en todas las plataformas será exactamente el mismo. Habrá incluso aplicaciones capaces de funcionar en los tres entornos.

Presentación original de Windows 8

Puede que a partir del año que viene veamos más y más fabricantes llevar sus sistemas operativos tradicionalmente “de escritorio” al nuevo entorno de tableta o ultrabook. Entornos fáciles de usar, pero que permiten, si el usuario lo desea, emplear las mismas herramientas que en nuestros ordenadores de sobremesa. Si, sé que no será igual ejecutar Outlook en un Intel Core i7 que en un ARM de doble núcleo, pero si puedo esperar un rendimiento similar al de cualquier netbook actual del mercado. Y por qué vamos a querer eso? Pues porque quizá hace cinco años era inviable, y por eso nos conformamos con versiones “light” de nuestras suites de escritorio favoritas. Hoy en día es posible.

Referencias: Microsoft BUILD Windows, Web de Windows Embedded 7,

Anuncios
Categorías:Opinión Etiquetas: , , ,
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: