Inicio > Android, Opinión > Cuando “medio Android” no es suficiente

Cuando “medio Android” no es suficiente

La proliferación de dispositivos provenientes del lejano oriente y basados en Android es un hecho. El único problema es que al carecer de los componentes que definen a la plataforma, deja de ser Android.

HalfDroidVeo todos los días infinidad de anuncios de dispositivos tableta (“tablets”) por unos precios como poco que asombrosos. En su publicidad da la impresión de que podrían desbancar al mismísimo iPad (rey indiscutible de éste formato): procesadores de última generación (incluso Tegra 2), memoria a tutti-plen, pantallas grandes… vamos, que es una tentación no comprar el periódico para juntar los cupones y conseguir uno de estos juguetes por apenas cincuenta o cien euros. Y casi todos ellos están basados en el sistema operativo Android de Google.

La ventaja de ser un sistema operativo abierto es que cualquiera puede descargar un “branch” de desarrollo, adaptarlo (de buena o mala manera) a su plataforma y vender un producto con la etiqueta “Android”. Etiqueta que, aunque no garantice su venta, sí la facilita enormemente, por lo menos en ciertos círculos. Y algo parecido escribí hace unos días (quizá demasiados) acerca del intento de Microsoft por entrar en el terreno de los tablets y por qué no debían emplear el nombre “Windows”. Con estos dispositivos debería pasar lo mismo.

Para quien no lo sepa: no hay “un sólo” Android. De hecho hay como mínimo dos. Y no, no me refiero a la versión.

El primero es el Android realmente abierto, el que Google pone a disposición de todo el mundo. Es el núcleo completo del sistema operativo, con su interface de usuario, sus “APIs”, sus drivers genéricos. Pero lo que la gente no sabe (por lo menos en su generalidad) es que éste no es el Android que instalan los grandes fabricantes como HTC, Samsung o Sony Ericsson. Los “grandes” pasan por el “aro” de Google certificando sus dispositivos y que les da el derecho a dos cosas: a colocar el logotipo de Google y – más importante – a instalar los componentes “cerrados” de la plataforma, como son los servicios de mapas (Google Maps) o los componentes que permiten el acceso al MarketPlace de Android. Aquí Google ejerce un férreo control sobre “quien es” y “quien no es” un verdadero dispositivo Android, y si pueden o no poner su logotipo (indicativo de un Android “completo”) en sus creaciones. Y los tablets de oriente, simplemente por costos, no incorporan estas características.

Para colmo, los fabricantes de dispositivos de bajo coste, para contener precisamente eso, los costes, no hacen el menor esfuerzo por optimizar los componentes del sistema operativo “genérico” a sus dispositivos. Con lo cual, además de la ausencia de las partes que hacen que Android “sea Android”, ofrecen un rendimiento lejos de “estelar” en la mayoría, para llegar a ser simplemente deprimentes e incluso rozar lo patético. Y eso a pesar de disponer de la plataforma hardware teórica para hacer un gran tablet.

Resultado? Anuncios de dispositivos que, en lugar (por especificaciones) de ser potencialmente grandes competidores en el mercado, lo único que consiguen es dañar seriamente la reputación del sistema operativo de Google. Usuarios frustrados ven como, después de ver anuncios que le recuerdan todo lo que se puede hacer con Android, no pueden descargar su copia de Angry Birds, ni usar Google Maps o Google Earth, las animaciones de pantalla van a trompicones y, en demasiados casos, ni siquiera pueden emplear el ya habitual gesto de “pellizcar la pantalla” para aumentar o reducir el tamaño de las páginas web que ven con el excelente navegador que Android lleva de serie porque, simplemente, les han vendido un económico panel táctil resistivo en lugar del casi obligatorio hoy en día (y mucho más caro) panel capacitivo. Contención de costes.

La palabra Android puede significar dos cosas: un sistema operativo o una experiencia completa de usuario. Lamentablemente en la publicidad no se distingue entre uno y otro, y la gente asume que Android siempre es lo que ve en la publicidad: una experiencia completa. Y no es cierto: una experiencia Android sin la posibilidad de acceder al MarketPlace, ni poder usar las “aplicaciones insignia” de la plataforma, simplemente no es Android.

Así que cuando veáis un anuncio de un tablet con Android por precios muy por debajo de los de los “grandes fabricantes”, preguntaos cuánto Android estáis comprando realmente. Y mucho me temo que, para la inmensa mayoría de los mortales, la opción de “medio Android” simplemente no es suficiente.

Anuncios
Categorías:Android, Opinión
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: